Sáb. Ene 28th, 2023

El consumo y la venta de fentanilo en El Paso, Texas, es alarmante, ya que los fabricantes de esta droga la están haciendo muy similar a medicamentos conocidos o genéricos y cada vez se introduce más por la frontera mexicana, dio a conocer la Agencia de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Kyle Williamson, exelemento de esta agencia antidrogas, dijo que hay muchas cosas alarmantes con el uso de esta droga y es básicamente que las personas desconocen lo altamente letal que resulta dicho fármaco.

Mencionó que “la gente necesita saber que dos de cada cinco píldoras de fentanilo que se incauta son una dosis letal”.

Detalló que algunos fabricantes de esta droga la comercializan con apariencia de algún analgésico que ayuda a controlar el dolor de moderado a grave, de manera que los consumidores la trasladan entre sus pertenencias sin levantar sospechas, pero en realidad es fentanilo que se produce en México y llega a ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.

“Las incautaciones de fentanilo aumentaron más del 524 por ciento. Esto significa un aumento sin precedentes, lo que se puede traducir a muerte de personas por su uso”, informó Williamson.

A través de su página electrónica, la DEA de El Paso, Texas, mantienen una alerta permanente por esta droga, ya que el fentanilo se encuentra en las calles con falsas presentaciones, como lo son medicamentos comerciales, algunos de estos son Oxycontin, Percocet, Vicodin y Xanax.

Su venta es muy accesible y es muy común que se puedan hacer las transacciones por medio de las redes sociales o comercio electrónico.

La información que da a conocer a través de su página oficial en El Paso asegura que, durante el año 2020, en todo el país fallecieron 93 mil personas por el consumo de dicho estupefaciente.

La DEA explica que el fentanilo es un opioide sintético que se encuentra con mayor frecuencia en las píldoras falsificadas y es el principal impulsor de este alarmante aumento de muertes por sobredosis.

El tráfico de drogas también está ligado a la violencia, pues tan solo este año la DEA incautó más de 2 mil 700 armas de fuego en relación con investigaciones de tráfico de drogas, un aumento del 30 por ciento desde el 2019.