Mié. Feb 1st, 2023

Las muertes de Armando Manzanero y José Alfredo Jiménez Jr., figuras protagónicas de la Sociedad de Autores y Compositores (SACM), aún las padece Alex Lora, líder fundador de El Tri.

Sin embargo, al músico poblano, de 68 años, no le interesa ocupar un cargo de mayor responsabilidad en la SACM; al contrario, prefiere quedarse como vocal del consejo directivo de la institución para seguir como ‘entertainer del rock and roll’.

“Mi maestro Manzanero ha sido reemplazado por el maestro Martín Urieta, como presidente de la Sociedad de Autores y Compositores. Y el hueco que deja José Alfredo (como director de la oficina de promoción del Catálogo de Oro) estamos viendo quién lo va a llenar: Maru Flores, hija del maestro Chava Flores, o Darío Valdelamar, hijo de la maestra Ema Elena Valdelamar.

“Yo soy del consejo, nada más, y mi onda es entretener. Es como cuando Alice Cooper le dijo a John Lennon, ‘tú quieres componer el mundo’. Y el otro le responde, ‘No, yo sólo lo quiero entretener’. Hay quienes su onda es salvar el mundo, la mía no, es entretenerlo, hacer que se olviden de sus broncas mientras están rocanroleando conmigo”, explicó.

Por eso, el intérprete de ‘El Niño sin Amor’ busca romperla este sábado 23 de octubre, a partir de las 9:00 PM, cuando El Tri pise la Arena Ciudad de México como parte de la gira Las Piedras se Vuelven a Encontrar.

“Festejaremos los 53 años de El Tri y 50 años de novios con mi ‘domadora’ (Chela Lora). Vamos a tener invitados especiales y hasta mariachis. Vamos a hacer un homenaje y reconocimiento a la raza que se nos ha adelantado, al maestro Manzanero, a Charly Montana, al Sax (de Maldita Vecindad), a Lalo Tex (frontman de Tex Tex)… en fin, una tocada nostálgica y actual.

“También vamos a estrenar rolas de nuestro nuevo álbum, el 53 de nuestra trayectoria que se llama Qué Chingón. En él también hicimos un arreglo a ‘Tengo’, de Manzanero”, pormenorizó.

Lora, fervoroso de La Virgen de Guadalupe, tiene mucho que agradecerle a la efigie, como su salud e inspiración.

La Virgencita es mi ángel de la guarda, como mi ‘domadora’. Como decía el Ratón Macías: ‘todo se lo debo a mi manager y a la Virgencita de Guadalupe’. Y en este caso es lo mismo, mi domadora hace todo, yo nada más doy de gritos y digo pendejadas. La Virgencita me da la inspiración y la salud para poder seguir en los escenarios”, finalizó.