Lun. May 16th, 2022

Gavin Newsom, gobernador de California, dijo este viernes que el estado tiene un superávit récord de 97 mil 500 millones de dólares, ya que las altas tasas impositivas para los residentes más ricos significan que tiene más efectivo para financiar prioridades como la educación y la atención médica.

El superávit es mayor que todo el gasto de 2020 de cualquier otro estado excepto Nueva York y Texas. De esa ganancia inesperada, los legisladores pueden aprovechar 49.2 mil millones de dólares para cualquier propósito. Esa cifra supera los asombrosos 38 mil millones de dólares que tenían a su disposición durante la temporada presupuestaria anterior, entonces considerada la más grande.

El superávit “simplemente no tiene precedentes”, remarcó Newsom, un demócrata de primer mandato que se postula para la reelección este año, al presentar un presupuesto de 227.4 mil millones de dólares para el próximo año fiscal que comienza en julio.

Si bien multimillonarios como Elon Musk se han burlado de los altos impuestos de California cuando se mudaron a estados con impuestos bajos como Texas, el sistema fiscal progresivo genera más ingresos cuando aumentan los ingresos de sus residentes más ricos.

Ese grupo ha cosechado los beneficios del aumento de los precios de las acciones y el empleo estable, incluso cuando muchos trabajadores de bajos ingresos perdieron sus trabajos en la pandemia. Solo para las realizaciones de ganancias de capital, California espera recaudar un récord de 291 mil millones de dólares para 2021, según muestran los documentos presupuestarios.

“Es una señal de lo bien que les está yendo a varias personas en esta economía”, comentó Newsom. “Estoy orgulloso del sistema fiscal progresivo de California y somos los beneficiarios de eso”.

Esta estructura fiscal, en la que el 1 por ciento de los que más ganan paga casi la mitad de la recaudación del impuesto sobre la renta personal, también significa que los ingresos podrían caer drásticamente en una recesión económica.

Newsom aceptó que está “profundamente consciente” de las perspectivas de una desaceleración. Más del 90 por ciento del excedente se destinaría a gastos únicos, dijo.

Por otra parte, en lo que Newsom llamó el paquete de inflación más grande del país, el estado enviará reembolsos de 400 dólares a los propietarios de automóviles y camiones personales, con un máximo de 800 dólares para hasta dos automóviles. Los legisladores han propuesto un alivio fiscal más amplio basado en los ingresos.

Cuando se le preguntó sobre el potencial de que su gasto excedente provoque un aumento aún mayor de la inflación, Newsom aseguró que no creía que hubiera un “impacto significativo”. El gobernador dijo que compensar los costos para los residentes es “sabio y noble, y es algo que creo que debe celebrarse y no criticarse”.

Si bien los demócratas tienen una gran mayoría en ambas cámaras legislativas, sus prioridades a veces difieren de las de Newsom. El mes pasado, los legisladores se negaron a actuar sobre la solicitud del gobernador de retrasar un aumento anual del impuesto al combustible indexado a la inflación establecido para junio, diciendo que vieron “trampas” en la medida temporal.