Dom. Feb 5th, 2023

Alejandrina Victoria de Hannover era mejor conocida como la reina Victoria, a quien también apodaron como ‘la abuela de Europa’. Esta monarca se ganó el respeto y afecto del pueblo inglés, afianzando así una dinastía que había sido problemática a lo largo del siglo anterior. El reinado de 63 años y 216 días de Victoria es el segundo más largo de la historia del Reino Unido, por lo que se volvió una figura prolífica dentro de la era victoriana en la que además ella misma atravesó muchos cambios físicos —considerando que subió al trono con 18 años de edad.

A pesar de las imágenes y fotografías que haya de la reina Victoria, resultaría muy difícil imaginarse a la monarca en ‘carne y hueso’. Pero es aquí donde entra la magia de la inteligencia artificial. Así como un grupo de científicos reveló el rostro de Ramsés II en la plenitud de su juventud, hace 3,200 años en Egipto, algunos diseñadores gráficos se han dado a la tarea de darle vida a las fotografías de la reina Victoria para saber cómo se veía desde la niñez y hasta la vejez.

 getty

Así se veía la reina Victoria en la vida real

La reina Victoria fue una de las regentes más importantes de la historia. Su icónica imagen puede encontrarse donde sea alrededor de Reino Unido, como prueba de que jamás será olvidada. De acuerdo con Art UK, la reina Victoria fue la monarca más fotografiada y pintada que jamás haya existido (en ese momento). Y que describen como “una mujer ferozmente inteligente que reconoció que su imagen fue fundamental para su relación con el público; algunos argumentaron que fue la primera royal en captar el poder potencial de la cámara como un ‘arma política’. Y es probable que considerara la pintura de la misma manera”.

Con ayuda de la tecnología, algunos diseñadores gráficos lograron darle vida a los retratos pintados de reina de la era victoriana. Uno de ellos es Mortal Faces, sitio que con ayuda de varios softwares y apps recreó el rostro de Victoria desde su adolescencia hasta la vejez.


 
 
 
 getty

¿Qué te parecen estas transformaciones hechas desde la interpretación artística de una persona? Están presentes las obras de Martin Archer Shee (1769-1850), quien pintó a Victoria de bebé a inicios del siglo XIX. También la de William Fowler (1796-1870), una pintura ejecutada en 1827 cuando Victoria tenía 8 o 9 años. Cuando tenía 17 años, su tío el rey Leopoldo ya tenía planes de casarla con su primo directo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Victoria subió al trono después de su cumpleaños 18 en 1837; el famoso retrato de Estado de la reina Victoria con ‘el rubí del príncipe negro’ (una gran espinela roja cabujón) fue hecho por George Hayter en 1838. En Historical Royal Palaces describen que “a pesar de ser físicamente diminuta (5 pies 1 pulgada), su confianza causaba una gran impresión”. Y añaden que cuando entró por primera vez al salon del Consejo, el duque de Wellington dijo, “no solo llenó su silla, sino que llenó la habitación”.

Sobre el aspecto de Victoria se han dado todo tipo de comentarios —desde lucir como una dulce y femenina niña con cara redonda y un gran ojo para la moda en los estándares de belleza de la época victoriana, hasta poseer dientes ‘tan pequeños como los de un ratón’, según la princesa María de Romania, vía History Extra. Sin importar cualquier comentario favorable o no de su aspecto físico, el retrato de la reina Victoria es uno que se mantendrá etéreo por muchas, muchas generaciones más.