Sáb. Ene 28th, 2023

Más allá del disfraz, conocer cuál es la historia de los disfraces de Halloween te ayudará a entender mejor el significado de la noche de brujas, y por qué esta tradición de disfrazarte cada año se ha hecho tan popular en todo el mundo.

¿Cuál es el origen de Halloween?

Su nacimiento proviene de los celtas, un pueblo que practicaba la adivinación. Tenían la creencia de que el 31 de octubre los espíritus de los muertos podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar, por lo que prendían grandes fogatas, adornaban sus hogares con calaveras y se pintaban las caras para ahuyentarlos.

Cuando el cristianismo se afianzó en Europa, el papa Gregorio III designó el 1 de noviembre como el día de Todos los Santos. Y entre los celtas, a la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se le llamó “All Hallows’ Eve” (Víspera de Todos los Espíritus), nombre que evolucionó hasta “Halloween”, con actividades como decorar tu casa con figuras aterradoras (monstruos y demás), tallar calabazas con caras atemorizantes, disfrazarte de tu monstruo favorito (o de cualquier otro personaje) e ir de casa en casa para pedir dulces o hacer una broma.




Te interesa: Decoraciones de Halloween fáciles para tu casa. puerta y jardín

Historia de los disfraces de Halloween

Existe varias teorías sobre por qué nos disfrazamos en Halloween, también conocida como noche de brujas, aunque la más común es la deriva de la celebración celta que da origen al Halloween.

Te interesa: ¿Cuál es el origen de la fiesta de Halloween?

Origen celta

Con la creencia de que el 31 de octubre descendían los espíritus, buenos y malos, los vivos encendían piras y se cubrían o disfrazaban para que los malos espíritus no los reconocieran, mientras que algunas personas ofrecían golosinas y comida a los dioses.

Origen en la peste bubónica

De acuerdo con el libro “Halloween, más allá del disfraz” de José Manuel, los disfraces de Halloween podría tener su origen en Francia, entre los siglos XIV y XV, durante la “Fiesta de Todos los Santos”, cuando Europa estaba azotada por la peste bubónica.

La liga causó un gran miedo a la muerte, y en las fiestas de los difuntos, surgieron varias representaciones artísticas que le recordaba a la gente su propia mortalidad.

Estas representaciones eran conocidas como “Danza de la muerte”, y con el tiempo evolucionaron a una auténtica fiesta de disfraces, con la muerte como punto denominador.

Te interesa: 4 mitos sobre la Luna Azul de Halloween que no debes creer

Origen en los bandoleros de la Edad Media

Algunos historiadores aseguran que durante la Edad Media, algunos bandoleros se aprovechaban y cometían sus fechorías disfrazados y cubiertos con terribles máscaras, extendiendo el rumor entre los habitantes, de que los espíritus eran los culpables.

Foto: Getty Images

Hoy en día, el hecho de disfrazarse es meramente festivo y para muchos, los disfraces son una burla inofensiva contra la muerte, y aunque es una celebración que llegó a las colonias inglesas, como Estados Unidos, Canadá y Australia, ha ganado seguidores en países como México porque es divertida.

Te interesa: 10 ideas de maquillaje fácil para Halloween: diablita, bruja y más