Mié. Ago 17th, 2022

¿Realmente son prostitutas? Te contamos todo sobre el origen y el significado que tiene una geisha en la cultura japonesa, así como su vida y preparación para conseguir este título y por qué se han hecho tan populares.

¿Qué es una geisha?

En realidad, lo sagrado y lo profano, el arte y la prostitución, anduvieron revueltos durante mucho tiempo en la cultura nipona. Geisha significa artista, persona (sha) que domina un arte (gei).

Te interesa: Rituales de boda en la casa imperial de Japón

Qué es una Geisha Geisha tradicional de Japón

Origen de las geishas

Las geishas no tienen una historia milenaria: surgieron en los siglos XVIII-XIX, pero en poco tiempo se han convertido en personajes míticos.

Nacieron como una derivación de las cortesanas oiran (prostitutas de alta rango), aunque con la importante diferencia de que no ofrecían servicios sexuales, sino sólo diversión y entretenimiento.

Te interesa: Ikebana, la mística tradición japonesa de conectar cielo, tierra y ser humano por medio de las flores

Aún en el siglo XX, como relata la novela Memorias de una geisha, de Arthur Golden, las niñas sin recursos de zonas rurales eran vendidas por sus padres a intermediarios que las entregaban a las propietarias de las casas de té, en las que se les daba una exigente formación para cumplir los requisitos que se esperan de una geisha.

Su aspecto (peinado, maquillaje, kimono, calzado) y habilidades artísticas están profundamente institucionalizados, por lo que su éxito posterior dependerá de la preparación recibida.

Geisha tradicional de Japón

 

Te interesa: Hanami, la mística tradición japonesa de admirar los cerezos en flor durante la primavera

¿Las geishas son prostitutas?

Su dedicación principal es la de entretener a los acaudalados hombres que pueden pagar por su compañía. La profesión de geisha sigue siendo compleja y polémica, por la delgada diferencia entre esta condición y la de prostituta; es habitual entre ellas tener un cliente habitual que ejerce de protector, llamado danna.

En algunos casos, las geishas se casan con estos protectores, o con otros clientes, pero tal elección las obliga a dejar su profesión.

Pero el aspecto más criticado fue, ya en el siglo XX, la institución del mizuage, un ritual que indicaba el paso a la mayoría de edad de las maikos (aprendizas de geisha) para poder ejercer plenamente la profesión.

Una de las etapas de este rito de paso era la desfloración de la maiko por su danna. Éste pagaba una gran suma por la pérdida de la virginidad de su protegida.

Te interesa: Cómo tener sexo para disfrutar una vida más larga, según la medicina tradicional japonesa

Un creciente rechazo social hizo que las autoridades japonesas se vieran obligadas a ilegalizar esta parte del ritual en 1959.