Mié. Feb 1st, 2023

Ya sea que esta temporada quieres brillar con una prenda metálica o prefieras los muy cozy suéteres anchos invernales, hay de todo un poco para lucirse en diversas prendas. Elementos que no pueden faltar en el guardarropa de cualquier mujer elegante con más de 30 —y que queda bien de esa edad para arriba.

Moda de invierno 2021 que favorece a mujeres de 30, 40 y más años

Inspirada en los cuentos de hadas, Maria Grazia Chiuri –directora creativa de Dior– mostró su colección otoño–invierno 21/22 con un video del cual se desprende esta instantánea que nos enamora. Inspírate con siluetas con pasado y mucho futuro, enriquecidas por la mezcla de texturas y materiales suaves al tacto. Descubre cuáles son las propuestas clave y cómo sacarles más provecho en beneficio de tu estilo.

1. Motivos metálicos

Cuando los motivos para celebrar que hemos acumulado en estos meses convergen con la añoranza del glamour, surgen diseños con destellos metálicos, pedrería y plumas.

2. Prendas de punto

Es notorio el aumento de prendas completamente tejidas, como versátiles vestidos largos, chalecos de punto coordinados con pantalones sastre o los clásicos pull overs sobre faldas amplias.

3. Derivados del traje sastre

Los coordinados sartoriales relajan su protocolo y es que los patrones son más holgados, prevalece la caída, se juega con plisados y se visten en capas. Cuando los rituales laborales cambian, las prendas también evolucionan.

4. Suéteres de invierno

Tejidos alpinos con sus tradicionales grecas, envolventes ponchos de lana y chamarras acolchadas son piezas clave de una propuesta que te llevará a la cima, donde la mezcla de texturas se traduce en comodidad y elegancia.

5. Moda de los años 20

La silueta femenina clásica que representa esa década se sintetiza en el vestido flapper: holgado, liso y de largo de mini a midi. Es un muy sutil guiño al estilo de El gran Gatsby, pero simplificado, reducido en el uso de lentejuelas y aplicaciones.

6. El ‘color pop’ de los años 60

Diseños de corte geométrico, minifaldas y algunos moños aplicados como decoración forman parte de una tendencia que nos remonta 60 años atrás, cuando los vestidos baby doll eran pieza central del guardarropa. Se ven muy cool con botas.

7. Prendas de piel

Desde pantalones de cuero, creaciones en patchwork, hasta soberbios abrigos, no existe nada más exuberante que la piel, y el invierno será el mejor momento para demostrarlo.

8. Abrigos suaves

De procedencia mayormente sintética, hoy día las texturas de pelo son un detalle que añade sofisticación al instante. Además de fabulosas chaquetas y divinos abrigos, la variedad de prendas en este material te sorprenderá.