Mié. Feb 1st, 2023

La edad no sólo se lee entre líneas (de expresión), también nuestros dientes dicen mucho. Por lo que, en una búsqueda por rejuvenecer la sonrisa, han aumentado las opciones de blanqueamiento dental.

LO QUE ENVEJECE

“Por lo general, los dientes jóvenes son blancos y grandes, y hacen una relación armoniosa entre los labios y las encías, dando un efecto de una sonrisa amplia y limpia”, explica Daniel E. Escudero, cirujano dentista. Y aunque los enemigos de una dentadura impoluta son muchos, hay uno que sobresale:

“El tiempo los vuelve amarillos”, indica el experto. A eso hay que sumarle nuestra carga genética, que influye en su forma, posición y tonalidad. Pero no todo viene de familia: “El someterlos diariamente a determinados alimentos o bebidas, como el café, puede influir en el cambio de pigmentación”, no obstante hay solución.

EN EL BLANCO

Los tratamientos de blanqueamiento dental hoy día son muy populares y pueden aplicarse en casa o en el consultorio. En el primer caso encontramos productos disponibles hasta en tiendas de autoservicio. Las opciones son variadas y sus precios pueden resultar atractivos, aunque sus resultados podrían tardar en relucir.

Sin embargo, a medio camino, entre la primera y la segunda opción, existen procedimientos para realizar en tu hogar, pero con la asesoría de un dentista. “En el consultorio dental realizan un molde específico para tu boca. Con él, en tu casa y por las noches, usas un producto blanqueador que incluso funciona en personas con sensibilidad dental. Aunque la desventaja es que se necesita constancia para poder ver los resultados deseados”, menciona Escudero.

AYUDA PROFESIONAL

Lo más práctico es ir al consultorio, donde el tratamiento podrá ser monitoreado en cantidad, duración y número de aplicaciones (bajo una valoración previa). Toma en cuenta que existen productos que pueden dañar los dientes y el tejido que los rodea.

Pero no te asustes, la mayoría de los pacientes son candidatos a este método, el cual consiste en “colocar un blanqueador en los dientes en conjunto con la aplicación de luz ultravioleta. Un momento en el que herramientas como lentes, barreras de protección y medidas de higiene son necesarias para garantizar la seguridad”, aclara el experto. Los tonos que se pueden modificar son de cuatro a cinco, según cada paciente.

Dejan huella

Entre los alimentos que más pigmentan, destacan:

• Vino tinto

• Café

• Té verde o negro

• Bebidas azucaradas y gaseosas

• Además del cigarro, que afecta la cantidad y calidad de la saliva para poder mantener limpia la boca.

Advertencia

“Usar un blanqueador para dientes sin supervisión profesional puede llevar a tonos de diferente color al deseado, sensibilidad, dolor y quemaduras químicas en los tejidos (labios o encías) y, en casos extremos, a realizar una endodoncia en los dientes afectados”.

Daniel Escudero es Cirujano dentista, periodoncista e implantólogo. Coordinador de Especialidad en Periodoncia y Cirugía en Dentalia. IG: @dr.escuderoperio